miércoles, 15 de diciembre de 2010

NO ES COSA MÍA. LA COMPLICIDAD DEL ESPECTADOR INDIFERENTE

"No es cosa mía", artículo publicado por FERNANDO SAVATER en el diario "EL PAÍS" el 14/12/2010. 

Me apresuro a hablarles del libro Mal consentido (Alianza), de Aurelio Arteta, pues en vista del caso que los medios de comunicación hacen al ensayo serio corre el peligro de pasar desapercibido. Trata de uno de los problemas éticos menos académicamente estudiados y sin embargo de mayor relevancia: no el caso de los que cometen las agresiones y crímenes ni el de las víctimas que los padecen, sino el de quienes asisten a esas fechorías sin evitarlas e incluso desentendiéndose de ellas. Como dice en resumen el subtítulo del libro, "la complicidad del espectador indiferente". El estudio del profesor Arteta es preciso y minucioso: analiza las actitudes ante el mal de quienes no lo consideran cosa suya a pesar de que su proximidad les salpique, las diversas disculpas para escurrir el bulto, la responsabilidad de quienes no responden, el deber de no minimalizar cómodamente nuestros deberes y hasta en ocasiones el deber de ir más allá del deber. En el fondo, toda la obra se condensa en lo que ya se nos dijo y pocos escucharon: para que los malvados cometan las peores atrocidades basta con una sola y simple cosa, que las buenas personas no hagan nada.
En el libro se manejan referencias clásicas a las tragedias del siglo XX, desde el exterminio llevado a cabo por los nazis a los campos de concentración soviéticos (es especialmente interesante la polémica con la idea de Hannah Arendt acerca de la "banalidad del mal"). Pero aunque apenas tenga menciones explícitas, es evidente como trasfondo próximo y motor de la indagación lo ocurrido en las últimas décadas en el País Vasco: un drama que Aurelio Arteta conoce precisamente muy bien, porque él es uno de los que desde hace muchos años decidió no rehuirlo, implicándose con todas las consecuencias, tanto teórica como prácticamente.
Por eso hoy, cuando parece avistarse el final de la violencia etarra y se afrontan las consecuencias políticas y sociales que puede implicar, esta obra tiene una relevancia muy oportuna para quienes se atrevan a pensar el asunto a fondo y no se limiten a los subterfugios de la coyuntura. Efectivamente, en el País Vasco y en España entera se ha dado un fenómeno social de inhibición y adormecimiento moral ante el terrorismo y sus consecuencias, personales e institucionales. Se han cerrado los ojos o se ha desviado la mirada, a veces con alambicadas coartadas ideológicas, no solo ante tantos asesinatos, coacciones, extorsiones, pérdida de derechos civiles y de libertad de expresión, exilios forzosos de amenazados, etcétera, sino también ante ocasionales perversiones del Estado de derecho por quienes debían defenderlo, en forma de torturas, malos tratos o guerra sucia. Sin duda, no son equivalentes ni se trata del enfrentamiento de dos monstruos semejantes, por un lado ETA y por otro el Estado democrático, como ahora quisieran hacernos creer algunos para lograr en la opinión pública un empate que enmascare el fracaso de las armas criminales que han apoyado hasta ayer mismo. Pero no por ello es menos urgente una reflexión cívica y ética de verdadero alcance, no por masoquismo, sino para que se logre en la medida de lo posible -la tragedia lo es porque nunca se repara del todo- una regeneración auténtica de la convivencia dañada.
Que los políticos hagan su trabajo, que las instituciones democráticas se mantengan como único e inmodificable ámbito del juego político del futuro: desde luego. Pero en este momento en que el entorno de Batasuna y del nacionalismo radical hacen tanto gasto para conquistar el espacio público, la esfera social, se echan de menos movimientos cívicos en el País Vasco que les disputen el campo con los principios políticos que salieron a la calle hace una década logrando el comienzo del fin del terrorismo.

lunes, 13 de diciembre de 2010

TEMAS DE LOS TRABAJOS MONOGRÁFICOS DE EDUCACÍÓN ÉTICO-CÍVICA DE 4º DE E.S.O.

- Consumismo/Publicidad

- Diferencias Norte-Sur
- Sectas
- ONG
- Corrupción política
- Instituciones políticas
- Crisis económica
- Pacifismo/Guerras
- Ética ecológica
- Bioética
- Violencia
- Violencia de género
- Terrorismo
- Aborto
- Feminismo/machismo
- Homosexualidad
- Movimientos alternativos: okupas
- Tribus urbanas
- Diferencias generacionales
- La institución familiar
- Globalización y antiglobalización
- Clonación
- Inmigración
- Tiranía de la belleza: anorexia y bulimia
- Explotación infantil
- Sida
- Manipulación de los medios de comunicación
- Utopías
- Retos de la tecnociencia
- ONU y otras instituciones supraestatales
- Constitución Española de 1978
- Democracia (partidocracia) y partidos políticos.
- Derechos Humanos
- Racismo y xenofobia
- Virtudes cívicas
- Individualismo, egoísmo y hedonismo
- Otros por determinar.
El trabajo constará al menos de las siguientes partes:

1. Exposición detallada de la información relevante sobre el tema extraída de libros, revistas, enciclopedias, internet, etc.
2. Fotografías, encuestas, videos, power-point, etc. sobre el tema.
3. Titulares y artículos publicados en prensa, revistas e internet sobre el tema.
4. Reflexión crítica personal sobre el tema.
5. Bibliografía y fuentes utilizadas para la elaboración del trabajo.



jueves, 11 de noviembre de 2010

martes, 2 de noviembre de 2010

LAPIDACIONES EN PLENO SIGLO XXI



Parece mentira que inmersos en pleno siglo XXI noticias como ésta puedan verse en los medios de comunicación. Sakineh Mohammadi Ashtiani será lapidada en la ciudad iraní de Tabriz por adulterio.

domingo, 24 de octubre de 2010

APADRINA CON LA FUNDACIÓN VICENTE FERRER. TU COLABORACIÓN ES IMPORTANTE

¿Quieres colaborar en el apadrinamiento de Bhuvaneswari con la Fundación Vicente Ferrer? ¿quieres participar en la transformación de su vida? ¿quieres ser parte de un sueño hecho realidad con tu generosidad?

lunes, 23 de agosto de 2010

LOS DOS LOBOS. UNA HISTORIA PARA REFLEXIONAR SOBRE NOSOTROS MISMOS


Junto al calor de una hoguera , un viejo indio estaba hablando con su nieto.

Le decía:

- "Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón.

Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. Está lleno de egoísmo, maldad, avaricia, envidia, rencor...

El otro está lleno de amor ,compasión, bondad, sinceridad, esperanza ".

El nieto preguntó:

-"Abuelo, dime, ¿cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?"

El abuelo contestó:- "Aquel que yo alimente”.

No debemos olvidar que dentro de cada uno de nosotros se suelen encontrar los dos tipos de lobos, ¿quién queremos que gane?

martes, 20 de julio de 2010

TAGORE: "EL ÚLTIMO VIAJE"

RABINDRANATH TAGORE (1861-1941): Poeta indio, filósofo, escritor humanista, educador… entre otros pensamientos decía: ´Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas´. “Si cierras la puerta a todos los errores, dejarás fuera la verdad´. “La verdad no está de parte de quién grite más”. “Hacer preguntas es prueba de que se piensa”.

"El último viaje", uno de sus más hermosos poemas, dice:


Sé que en la tarde de un día cualquiera
el sol me dirá su último adiós,
con su mano ya violeta,
desde el recodo de occidente.

Como siempre habré musitado una canción,
habré mirado una muchacha,
habré visto el cielo con nubes
a través del árbol que se asoma a mi ventana.

Los pastores tocarán sus flautas
a la sombra de las higueras,
los corderos triscarán en la verde ladera.
que cae suavemente hacía el río;
el humo subirá sobre la casa de mi vecino...

Y no sabré que es por última vez...

Pero te ruego, Señor: ¿podría saber antes de
abandonarla, por qué esta tierra me tuvo entre sus brazos?
Y, ¿qué me quiso decir la noche con sus estrellas?
Y mi corazón, ¿qué me quiso decir mi corazón?

Antes de partir, quiero demorarme un momento, con el pie
en el estribo, para acabar la melodía que vine a cantar.
¡Quiero que la lámpara esté encendida para ver tu rostro, Señor!
Y quiero un ramo de flores para llevártelo, Señor,
sencillamente.

jueves, 27 de mayo de 2010

100 RAZONES PARA SALIR CON UN/A FILÓSOF@. UN POCO DE HUMOR A PROPÓSITO DEL FIN DE CURSO

1. Porque, por supuesto, sólo con nosotr@s una relación será verdadera y genuinamente platónica.
2. Porque l@s filósof@s lo queremos conocer todo: ¡especialmente a ti!
3. Porque siempre escucharemos tus ideas y además encontraremos la forma de entenderlas.
4. Porque si eres capaz de escucharnos sin volverte loc@, podemos hacerte ver el mundo de mil maneras distintas sin salir de casa.
5. Porque te recitaremos bellos pasajes filosóficos en las noches de verano.
6. Porque tenemos toda una colección de palabras exóticas y extravagantes para definir lo más profundo de tu ser.
7. Porque haríamos lo imposible por ti: p. ej. Acercarte al mundo de las ideas a la cama.
8. Porque cuando hables nunca pensaremos que tus palabras son estupideces o tonterías, a lo sumo sólo sofismas.
9. Porque con nosotr@s las conversaciones nunca serán superficiales e insustanciales.
10. Porque si las cosas no funcionan bien o salen mal, nunca te daremos banales explicaciones, sino sólidos argumentos.
11. Porque para nosotr@s nunca serás un medio para un fin, sino un fin en sí mismo (y sabremos explicarte el porqué).
12. Porque nos preocupamos menos por la belleza física y más por la belleza en sí misma.
13. Porque sabemos qué es lo que está bien y lo que está mal, lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, lo verdadero y lo falso… y si no nos lo inventamos: Somos gente muy, pero que muy creativa.
14. Porque fundamentamos las cosas.
15. Porque podemos entender cualquier libro.
16. Porque no necesitamos hablar otro idioma para que dejes de entendernos.
17. Porque seremos la única pareja que no te pida la verificación de tu amor, sino su falsación.
18. Porque a nuestro lado mejorarás tu vocabulario sí o sí.
19. Porque podemos salvar tu vida demostrándote que otra gente es más miserable que tú ética, lógica, epistemológica, ontológica, estética, óntica y hasta metafísicamente!!
20. Porque en esta sociedad irreflexiva somos cada vez menos y más difíciles de encontrar. Según las leyes de la oferta y de la demanda eso nos revaloriza positivamente y nos convierte en mercancía exótica. ¡No nos dejes escapar!
21. Porque a todo el mundo le parece que hemos estudiado una carrera muy bonita.
22. Porque no sólo tenemos buen gusto estético, sino que sabemos por qué es estético y qué es la estética.
23. Porque siempre llevarás una enciclopedia contigo.
24. Porque podemos corregir a cualquiera con argumentos lógicos.
25. Porque nunca perderás una discusión si estamos de tu lado.
26. Porque sabemos cómo hacer parecer a otr@s idiotas dejándoles hablar y haciéndoles un par de inocentes preguntas una vez han acabado.
27. Porque somos una garantía segura de victoria en una partida de Trivial.
28. Porque la física la inventamos nosotr@s.
29. Porque no nos bastó la física y tuvimos que ir más allá e inventar la metafísica.
30. Porque sabemos darle la vuelta a las cosas, la peor situación puede convertirse... ¡en buena!
31. Porque sólo los filósof@s podemos sacar referencias filosóficas a todo. Como que El Rey León es una peli existencialista (El león que toma consciencia de la muerte a través de la muerte de su padre) y hedonista (el león que se vuelve un vividor al tomar contacto con un jabalí y un suricato).
32. Entendemos la política mejor que nadie.
33. Porque tú también tuviste ese/a profesor/a de filosofía en el instituto que molaba tanto.
34. Porque sabemos cómo matar dioses a martillazos.
35. Porque podemos darte clases de griego gratuitas.
36. Porque somos amantes ideales (es decir platónicos):
37. Sabemos hacerlo más profundo.
38. Sabemos hacerlo más convincentemente que nadie.
39. Somos sistemáticos y, por ellos, no dejamos ningún punto sin tocar.
40. No por nada fuimos nosotr@s quienes inventamos el hedonismo.
41. Conocemos un montón de posturas y posiciones diferentes y sabemos cómo llevarlas hasta las últimas consecuencias.
42. Siempre pensamos en ello.
43. Y además estamos abiertos a cualquier idea.
44. Porque sabremos entenderte y ayudarte cuando sufras una crisis existencial (siempre y cuando alguna vez salgamos de la nuestra).
45. Porque sabemos qué puedes saber, qué debes hacer y qué te cabe esperar.
46. Porque si ya no te quedan opciones, estamos normalmente solter@s (demasiado ocupad@s planteando la pregunta por el ser del ente).
47. Porque solipsísticamente nadie puede tener la autoestima más alta que nosotr@s: ¡¡cada uno de nosotros somos el dios de nuestra propia realidad!!
48. Porque a nuestro lado tus preguntas nunca sonarán absurdas.
49. Porque Aristóteles nos enseñó que el amor se dice de muchas maneras.
50. Porque nosotros hemos aprendido que el amor se hace de muchas maneras.
51. Porque conocemos la diferencia entre mentira, sofística y retórica.
52. Porque nunca te mentiríamos: ¡estamos demasiados comprometid@s con las verdad!
53. Porque podemos enseñarte mejor que nadie a tomarte la vida con filosofía.
54. Porque sabemos cuando no sabemos nada.
55. Porque nosotr@s inventamos el método.
56. Porque un/a filósof@ nunca se queda sin tema de conversación.
57. Porque sabemos la etimología de las palabras; incluso sabemos la etimología de la palabra 'etimología'.
58. Porque nunca perdemos el tiempo: vamos siempre a lo esencial.
59. Porque si tienes un problema, somos capaces de darte un punto de vista diferente.
60. Porque nuestr@s hij@s tendrán clases extra-escolares en las asignaturas de Ética, Filosofía, Historia de la Filosofía, Psicología, Antropología y Cultura Clásica.
61. Porque saliendo con un filósofo aumentan las posibilidades de que tu hij@ sea un/a estudios@ o un/a intelectual.
62. Porque somos más creativo@s que l@s pedagog@s: ell@s tienen las técnicas de estudio; nosotr@s el conocimiento y el método para llegar a él.
63. Porque sabemos integrarnos en cualquier conversación cualquiera sea su temática. Por eso será más sencillo que no tengamos problemas al conocer a tus padres y nos llevemos bien con la mayoría de tus amig@s.
64. Porque podemos ser tan idealistas o realistas como tú nos pidas (metafísica- o epistemológimente hablando, claro).
65. Porque somos fáciles de contentar: si por Navidad o por nuestro cumpleaños nos reglas una palabra acabada en "-idad" o "-ismo" que no conociéramos, conseguirás dibujarnos una sonrisa en la cara.
66. Porque seremos expert@s en la deconstrucción de tus problemas.
67. Porque para nosotr@s, antes de nada, eres un objeto sensible y la mayoría te trataremos fenomenalmente.
68. Porque nunca haremos nada malo o incorrecto a menos que vayan contra nuestra ética, lo cual sería irracional.
69. Porque gracias a la epogé sabremos cómo desconectar y dejar de escucharte cuando nos digas barbaridades, por lo que nunca tendrás que arrepentirte por algo que nunca hemos escuchado.
70. Porque sabremos que te queremos clara y distintamente.
71. Porque podemos contarte los problemas más inquietantes y emocionantes del mundo.
72. Porque cuando no te puedas dormir, también podemos contarte los problemas más aburridos del mundo.
73. Porque el amor, como cogitatio, nos hace poder decir "te amo, luego existo".
74. Porque junto a los filólog@s, somos los únicos capaces de entender a Chomsky, padre de la Lingüística moderna, pero además entendemos a Wittgenstein. (Filosofía del lenguaje)
75. Porque l@s historiador@s saben de historia, nosotros sabemos la Dialéctica de la Historia. (Filosofía de la historia).
76. Porque l@s abogad@s saben de leyes, nosotr@s sabemos el fundamento del Derecho. (Filosofía del derecho).
77. Porque l@s científic@s saben de ciencia, nosotr@s sabemos lo que la ciencia puede o no conocer (Filosofía de la ciencia).
78. Porque podrás fardar de biblioteca cuando tus amig@s vengan a casa.
79. Porque no solo te amaremos a tí, sino también a todas tus determinaciones y accidentes.
80. Porque después de leer a Kant podemos decir que tenemos una paciencia y templanza de acero.
81. Porque tenemos milenios de experiencia acumulada.
82. Porque en el 300 a.C. ya sabíamos que los átomos existían.
83. Siempre aparecemos en las citas célebres.
84. Porque una vez que te enseñemos qué es la ataraxia y cómo lograrla te ahorraremos una fortuna en medicamentos y terapias anti-estrés.
85. Porque siempre le daremos el toque ilustre y distinguido a las tertulias familiares.
86. Porque eres sin ti dejaré inacabado mi movimiento dialéctico: ¡Te necesito para superarme!
87. Porque conocemos la diferencia entre 'aprender' y 'aprehender'.
88. Porque también conocemos la diferencia entre 'entender' de 'comprender'.
89. Podremos explicarte todas esas gracias que no entendiste de Muchachada Nui, Les Luthiers, Monty Python y comprenderás por qué si que tienen gracia.
90. Porque la filosofía combina con todo.
91. Nuestro espíritu crítico nos hace estar en constante revisión de nosotr@s mismos para conseguir una mejora: cada día nos acercamos más a la perfección.
92. Puedes elegir entre una gran variedad de corrientes.
93. Porque las pelis de ciencia ficción tratan siempre problemas filosóficos.
94. Porque tenemos sentido común.
95. Porque el sentido común últimamente escasea.
96. Porque sabemos que Ortega y Gasset eran una sola persona.
97. Porque con nosotr@s no necesitarás libros de autoayuda.
98. Porque pondremos toda nuestra potencia en realizar el acto.
99. Porque l@s arquitect@s y los odontólog@s pueden darte10 razones, los periodistas y l@s nutricionistas 15, l@s de derecho 18, l@s medicos 21, l@s filólog@s 36, pero solamente un/a filósof@ es capaz de encontrar 100 razones para que salgas con nosotr@s.

100. Pero sobre todo porque para nosotr@s, para nosotr@s... ¡Filosofía eres TÚ!

miércoles, 28 de abril de 2010

ROSA DÍEZ: SOBRE LA LEY ELECTORAL ESPAÑOLA


(EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUBLICADO POR ROSA DÍEZ EN EL DIARIO "EL PAÍS" EL 29/03/2010 SOBRE LA LEY ELECTORAL ESPAÑOLA ES ÚTIL PARA ENTENDER Y REFLEXIONAR SOBRE ESTA CUESTIÓN QUE TRATAREMOS EN "CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA").



El día 23 de febrero defendí en el Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley para instar al Gobierno a que impulse urgentemente la reforma de la Ley Electoral. Lo hice a la vista de que nuestra iniciativa legislativa duerme el sueño de los justos desde abril de 2008 en la Comisión Constitucional. Únicamente Izquierda Unida (IU) me apoyó. El resto de grupos parlamentarios votó en contra y afeó mi conducta: "Cómo se atreve usted a traer aquí este tema que ya estamos analizando en la subcomisión... Esto es una burla al Parlamento...". Conclusión de su trabajo: carpetazo a cualquier reforma que garantice más igualdad y más proporcionalidad.



No cabe duda de que el sistema electoral español, diseñado en plena transición política, cumplió con las necesidades del momento: promover un bipartidismo fuerte y evitar la excesiva atomización de fuerzas políticas en el Parlamento para facilitar los acuerdos y construir la democracia. Pero no puede consolidarse en el tiempo un sistema injusto y contrario a la igualdad de derechos de todos los ciudadanos.


El argumento principal para proponer una reforma urgente de la Ley Electoral es la defensa de la igualdad, consagrada y conectada en distintos artículos claves de nuestra Constitución: el 1.1 (igualdad como valor superior de nuestro ordenamiento jurídico); 9.2 (participación de los ciudadanos en la vida política); 23.2 (acceso a los cargos públicos) y 68.1 (voto igual).


El sistema actual conculca dos derechos fundamentales: el derecho pasivo de todas las formaciones políticas a ser elegidas en igualdad de condiciones y el derecho activo de cada uno de los ciudadanos de elegir en igualdad de condiciones. Lo más intolerable en términos democráticos es que el voto de cada ciudadano tenga un valor diferente en función de la parte de España en la que viva y de la opción política que elija. Dicho de otra manera: lo que urge corregir es el hecho de que el voto de mi vecino, que vota PNV, valga seis veces más que el mío.


En el Pleno de 23 de febrero se me dijo (todos los grupos, salvo IU lo hicieron de forma descalificadora y algunos hasta grosera) que ya está creada una subcomisión para analizar todas estas cuestiones. Pero ya hemos visto cuál era el objetivo: cercenar todo tipo de avance hacia un sistema más justo y mantener el pacto de hierro entre el PSOE y el PP para que nada cambie y se consoliden los privilegios y la desigualdad.


Resulta muy interesante analizar el informe del Consejo de Estado y sus propuestas, tales como aumentar el número de diputados de 350 a 400; rebajar la representación mínima inicial de dos a un diputado o buscar una fórmula electoral más proporcional que la D'Hont (como la Hare, Droop, Sainte Lagüe...).


Pero es importante que nos fijemos en sus argumentos. El informe confirma un primer problema indiscutible: existen desigualdades en la distribución y atribución de escaños, lo que ataca directamente el principio constitucional de igualdad de voto o sufragio. Por eso, el Consejo plantea reducir el mínimo por circunscripción y elevar a 400 el número de diputados para buscar "un incremento de la calidad democrática del sistema político".


El informe afirma también que el sistema actual produce "primas que obtienen los partidos más votados y penalizaciones que sufren los menos votados, especialmente cuando estos últimos cuentan con un electorado disperso". O sea, prima a las dos grandes formaciones políticas de ámbito nacional y castiga al resto de partidos nacionales. Vean, si no, los números de las últimas elecciones generales: el Partido Socialista Obrero Español necesitó 66.801 votos para conseguir un escaño; el Partido Popular necesitó 66.740 votos; Izquierda Unida, 484.973 y Unión Progreso y Democracia, 306.079. Más claro, agua.


Me interesa incidir en las reflexiones del Consejo de Estado en relación con la igualdad de voto. Dice así: "En principio, la igualdad de sufragio se contempló en los textos constitucionales para significar que cada elector tiene un solo voto. No obstante, la jurisprudencia alemana ha superado esta interpretación clásica de la igualdad de voto, afirmando que este principio impone tanto el igual valor numérico como el igual valor del resultado del sufragio: igual valor numérico significa que el número y la fuerza del voto de cada elector deben ser los mismos; igual valor de resultado supone que todos los votos deben contribuir de manera semejante a la obtención de representación". Es claro el ejemplo: mi vecino sólo vota una vez, pero su voto vale seis veces más que el mío; luego el principio de igualdad está claramente pervertido.


Sigue analizando el Consejo las peculiaridades del sistema proporcional en relación con el mayoritario en el que sólo son eficaces los votos emitidos a favor del candidato ganador. E insiste en que "en un sistema proporcional los votos deben tener, aparte de un idéntico valor numérico, un igual valor de resultado", con los límites que se establezcan en razón de la racionalización y eficacia de gobiernos parlamentarios.


Quiero llamar la atención sobre el Código de Buenas Prácticas en materia electoral, aprobado en 2002 por la Comisión de Venecia, donde se distingue entre la igualdad en los derechos de voto y la igualdad del poder del voto. Es esta referencia la que le sirve al informe del Consejo para sostener que, si bien la igualdad de los derechos de voto no está amenazada salvo en las democracias emergentes, "la igualdad del poder del voto se ve puesta en cuestión en algunos países" (como en España) "mediante la aplicación de mecanismos tales como la asignación de un número fijo de representantes a cada una de ellas con independencia de su población y el establecimiento de una reducida composición de la Cámara, que determina un diferente peso del sufragio antes de ser emitido en función de la circunscripción en que se encuentre el elector". O sea, que el voto "vale" diferente en función de la parte de España en que vivas, lo cual es un claro atentado al principio de igualdad.


El citado Código de Buenas Prácticas indica que la igualdad proporcional implica que los partidos deben ser tratados en función de su número de votos. Es por eso que el informe del Consejo insiste en que "el mayor o menor grado de proporcionalidad de un sistema electoral afecta a la igualdad de oportunidades de tales partidos, en cuanto verdaderos actores de la competición electoral...". "En razón de estas consideraciones", prosigue, "el análisis crítico de las desigualdades en la atribución de escaños no debe realizarse (sólo) desde la perspectiva del poder del voto de los electores, sino de la igualdad de oportunidades de las distintas candidaturas".


Es indiscutible que el resultado práctico de la aplicación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) está produciendo claros ejemplos de desigualdades e injusticias en el valor del voto atribuido a cada ciudadano. Si nuestra Constitución proclama en su artículo 1.2 que "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan todos los poderes del Estado", el sistema electoral ha de ser respetuoso con ese principio esencial de la democracia y no puede distorsionar la voluntad libremente manifestada por los ciudadanos en las urnas. La regeneración democrática exige una modificación y mejora democrática de nuestra ley electoral que se hace prioritaria e improrrogable de cara a futuras consultas electorales.


Resulta curioso confirmar cómo el PSOE y el PP -tan empeñados en explicitar ante sus votantes cuánto les diferencia- taponan esta reforma fundamental, origen y causa de desvertebración y desigualdad. Y es que en el fondo ambos se parecen tanto como una VISA a una Master Card: sólo aspiran a mantener su cuota de mercado; aunque para ello hayan de vulnerar la libertad individual y la igualdad jurídica de los ciudadanos. Eso es lo que les une: el interés. Tan vergonzoso como cierto.

martes, 20 de abril de 2010

NIETZSCHE: POR QUÉ SOY UN DESTINO



“Yo conozco mi destino. Un día mi nombre irá unido a algo formidable: el recuerdo de una crisis como jamás la ha habido en la tierra, el recuerdo de la más profunda colisión de conciencia, el recuerdo de un juicio pronunciado contra todo lo que hasta el presente se ha creído, se ha exigido, se ha santificado. Yo no soy un hombre: yo soy dinamita. Y a pesar de esto, estoy muy lejos de ser un fundador de religiones. Las religiones son cosa de la plebe. Tengo necesidad de lavarme las manos, después de haber estado en contacto con hombres religiosos... Yo no quiero «creyentes»; creo que soy demasiado maligno para creer en mí mismo. Yo no hablo jamás a las masas... Tengo un miedo espantoso de que algún día se me declare santo. Se adivinará la razón por la que yo publico este libro antes, tiende a evitar que se cometan abusos conmigo. Yo no quiero ser tomado por un santo; preferiría que se me tomara por un bufón... Quizá soy un bufón... Y a pesar de esto «o mejor, no a pesar de esto, pues hasta ahora no hay nada más embustero que un santo», a pesar de esto, la verdad habla en mí. Pero mi verdad es terrible, pues hasta el presente, lo que ha sido llamado verdad es la mentira. -Transmutación de todos los valores: he aquí mi fórmula para un acto de suprema autognosis de la humanidad, acto que en mí se ha hecho carne y genio. Mi destino ha querido que yo fuera el primer hombre decente; ha querido que yo me ponga en contradicción con miles de años. Yo fui el primero en descubrir la verdad, por el hecho de que yo fui el primero en sentir -en oler- la mentira como mentira... Mi genio se encuentra en mis narices. Yo contradigo como jamás se ha contradicho, y, sin embargo, soy lo contrario de un espíritu que dice no. Yo soy un alegre mensajero como no lo ha habido nunca, y conozco tareas que son de tal altura, que el concepto ha faltado hasta el presente. Sólo a partir de mí existen de nuevo esperanzas. Con todo esto, yo soy también necesariamente el hombre de la fatalidad. Pues cuando la verdad entra en lucha con la mentira milenaria tendremos conmociones como jamás las hubo, una convulsión de temblores de tierra, un desplazamiento de montañas y de valles, tales como nunca se han soñado. La idea política quedará entonces completamente absorbida por la lucha de los espíritus. Todas las combinaciones de poderes de la vieja sociedad habrán saltado por los aires, porque todas estaban basadas en la mentira. Habrá guerras como jamás las hubo en la tierra. Solamente a partir de mí existe en el mundo la gran política.”

Ecce homo, Por qué soy un destino, 1. Madrid: Alianza, 1984 pág. 123-124



martes, 6 de abril de 2010

ENTREVISTA A ANTONIO MARTÍN. DIRECTOR TORNEO DE DEBATE "CON ACENTO. JÓVENES PROMESAS DE ANDALUCÍA"


ENTREVISTA A ANTONIO MARTÍN. DIRECTOR TORNEO DE DEBATE "CON ACENTO. JÓVENES PROMESAS DE ANDALUCÍA"


Antonio Martín es director del torneo de debate “'Con Acento. Jóvenes Promesas de Andalucía', y delegado general de Estudiantes de la universidad Pablo Olavide de Sevilla. Con Acento es un torneo de debate que ha tenido lugar en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, donde jóvenes de 28 centros educativos andaluces han debatido sobre diferentes temas. Hablamos en Utopía (revista digital donde se ha publicado esta entrevista) con Antonio sobre política, políticos y juventud. Sus reflexiones deben ayudarnos a valorar el papel que debe jugar la juventud en el mundo actual.

1). ¿Qué es con Acento?
Técnicamente, Con Acento es un torneo de Debate para Jóvenes Andaluces de 2º de bachillerato.
Realmente, Con Acento es una ventana al mundo que pretende enseñar como los jóvenes son capaces de mucho más de lo que se espera de ellos. Con Acento nace con la intención de impactar precisamente con el talento de los jóvenes andaluces y de reivindicar nuestra habla andaluz ante nosotros y los demás. De cara a sus participantes, Con Acento es una experiencia única y una oportunidad de formación que les cambiará la forma de ver su entorno para siempre. Para mí y la organización, creo que es la primera pregunta que me hacen y no me atrevo a responder con palabras.


2). ¿Cuál es su valoración de este primer concurso Con Acento?
Nos marcamos unos objetivos muy altos para esta primera edición. Por un lado queríamos conseguir unas cotas de calidad memorables, pero a su vez pretendíamos acabar con 120 amigos nuevos al finalizar y que los participantes se sintiesen como en casa. Además teníamos presente que era nuestra ocasión de decirle algo al mundo y no queríamos perderla. Pese a esperar tanto de Con Acento, he acabado sorprendido. No puedo más que agradecer a la organización (todos universitarios sin ningún ánimo de lucro) su calidad humana y profesional que, junto a los participantes, han sido la clave del proyecto.
Respecto a los participantes, estos han respondido de forma admirable. Han estado motivadísimos pero a la vez han sabido competir de forma sana y centrarse en que, el objetivo, era vivir el torneo, aprender lo máximo posible y disfrutar de los debates. Ganar era otra cosa.
Y no quisiera olvidarme de unos participantes “especiales”: Los capitanes (profesores de institutos). Han entrenado con sus estudiantes, se han metido en el torneo, siempre han favorecido el juego limpio y me consta, que han encontrado motivación en implantar el debate en las aulas, sin ganar más que la satisfacción de sus alumnos que hacían propia. Todo un ejemplo de compromiso.


3). ¿Crees que los políticos españoles son un buen ejemplo para los jóvenes?
Creo que debemos distinguir. Desde luego los políticos que salen en la tele no. La corrupción, los discursos vacíos, el interés partidista por encima del sentido común… No creo que se pueda aprender nada de ellos. Si nos fijamos en políticos anónimos, gente que ayuda a los demás sin interés, gente que trabaja en los barrios para conseguir cambiar las cosas desde la base, sí que son un ejemplo de sacrificio y entrega.
Ojalá la pregunta se hiciese siempre invertida, ¿Son los jóvenes un buen ejemplo para los políticos? Aquellos que aún no se han fijado en estos, desde luego que sí.


4). ¿Cómo ves el panorama político actual?
Gris, demasiado gris. Preferiría que fuese negro, porque motivaría al cambio, pero lamentablemente es gris. El partido que gobierna lo hace desde la mediocridad, sin una estrategia ni un liderazgo, el de la oposición, no se sonroja ante las graves acusaciones de corrupción. Oiga, con la que está cayendo, y viendo sólo a uno de los dos partidos aspirantes al gobierno en las siguientes elecciones (a cualquiera de los dos por separado), uno se pregunta: ¿Cómo es que el otro partido no le lleva 20 puntos en las encuestas? Eso lo dice todo.


5). Imaginas que se hiciera un debate de este estilo entre los políticos españoles ¿Quién crees que ganaría?
Creo que cometerían una falta grave al excederse en el tiempo asignado y pasaría algo que nunca he visto, que a los dos se descalifique.
Fuera de broma, el referente en el mundo de la oratoria (política) para mí es Felipe González. Nadie hasta el momento ha sabido comunicar como él, sobrado de talento innato supo dominar la técnica para ser cercano sin caer nunca en la vulgaridad. Era cercano a todos, a presidentes de otros países de todos los colores, a intelectuales, al trabajador de astilleros que llega cansado a las ocho de la tarde a casa. Ese es el objetivo.
Actualmente me costaría decidir, en Andalucía Griñán se defiende bien, y en el ámbito nacional, me gustaría ver un enfrentamiento Rubalcaba – Labordeta.

6). Relacionada con la cuestión anterior, ¿sobre qué tema te gustaría escuchar debatir a los políticos españoles?
Quizás sobre la política. Pero un debate de verdad, de los que hemos podido ver en Con Acento. Claro que, aquí está la paradoja, que los que solucionan los problemas se hayan convertido en el tercer o cuarto problema de los españoles, es como poner a los políticos, viciados, a debatir sobre política. Quizás sea el pueblo el que deba debatir sobre ellos.
No obstante, me gustaría que debatiesen con ideas, como hombres libres, aportando algo a la ciudadanía y escuchando al oponente, no como máquinas autómatas que tienen un catecismo partidario programado y hasta que no lo muestren completo no descansan.

7). ¿Qué papel crees que juegan los jóvenes en la sociedad actual?
Menos del que debieran y más del que piensan. Son los jóvenes los que deben cambiar las cosas que, como se ha demostrado, no funcionan. Si pedimos que cambie el modo de hacer alguien que lleva haciendo lo mismo 30 años, no lo conseguiremos. Sólo los jóvenes son capaces de empezar un nuevo camino necesario.
Necesitan creérselo, pero siendo humildes y respetuosos, deben construir, pero no de forma ignorante. Deben caer en el error (lo hace hasta el método científico) pero no en los que ya hemos caído otros. Y sobre todo, deben tomar una actitud propositiva frente a los problemas, quejarse no sirve de nada si uno no intenta cambiar aquello que cree que no está bien. La imprudencia, de forma controlada, es positiva.
No obstante, los jóvenes se enfrentan al problema del descrédito. “Esta generación de hoy día…”… Es la mejor formada que hemos tenido nunca. Sólo están comiéndose aquello que otros han hecho mal. La sociedad se comporta en ocasiones, de forma injusta con ellos.
Déjeme darle un consejo: Si quiere conocer los ideales políticos más internos de alguien de forma aparentemente inocua, pregúntele; ¿Es esta generación “mejor” que la anterior?


8). El desencanto político es cada vez mayor ¿a qué crees que son debidas las altas cotas de abstención?
Una de dos, o el político no comunica aquello que hace como debiera comunicarse con la sociedad, o hace cosas que a la sociedad no le importan.
Lo peor es que son dos de dos.
Mire, estamos en medio de una crisis económica, en momentos de dificultad donde hay una gran desilusión y desencanto. La sociedad necesita de un liderazgo carismático, responsable, de un proyecto común que ilusione. Luchar por ese ideal.
En cambio tenemos partidos preocupados por sus asuntos, discursos enlatados, escándalos de corrupción, políticos despegados, con un grave problema de falta de liderazgo, sin carisma, que llenan horas de discurso con tonterías.
No se preocupe, tenemos el escenario, los jóvenes preparados, la sociedad hastiada, sólo falta la emergencia de ese proyecto, de ese líder, que afronte una nueva etapa y el cambio. ¿No le suena? Podemos.
El único problema es que tarde demasiado porque tenga que derribar más puertas de las que debiera.


9). En el debate político, ¿qué valoración tiene de Zapatero y de Rajoy?
Aprobado por los pelos. Se esfuerzan, dan todo lo que tienen, que no es para más. Son oradores correctos, de formación pura, sin talento innato, y eso a veces les pasa factura.
Zapatero tiene algo (o tenía) que Rajoy no, su optimismo y confianza en el mensaje, y eso le sitúa un poco en ventaja.
Políticamente, los dos han sido arrollados por sus partidos y por los debates estériles.

10). Dígame un deseo.
Si se lo digo, ¿cómo va a cumplirse?
Guárdeme el secreto: Que la generación de la primera edición Con Acento no deje que la cansen. Que continúe con esa frescura y luchen, a su modo, por aquello en que creen.

viernes, 2 de abril de 2010

EL LEGADO ACTUAL DE KANT



El pensamiento de Kant abrió vías que, de una u otra forma, permanecen presentes en nuestros días, ya que estableció las bases teóricas de las grandes revoluciones intelectuales posteriores. No sólo su apuesta por el “giro copernicano” en el ámbito del conocimiento y la teoría de la ciencia nos descubren nuevas dimensiones de gran fecundidad posterior en tales temas, sino que en los ámbitos de la ética y la política, si bien es cierto que su propuesta de ética formal no ha calado suficientemente, probablemente por su excesivo rigorismo para tiempos tan hedonistas y superficiales como los nuestros, sin embargo, cualquier referencia actual a la universalidad de los derechos humanos, a la dignidad personal, a una alianza de naciones o a una ciudadanía cosmopolita, por citar algunos ejemplos, encuentran un fundamento claro y preciso en el legado kantiano.

Por otra parte, los debates entre quienes apuestan por una visión de la ética desde la razón (Kant) o quienes la pretenden fundamentar en los sentimientos (Hume) también permanecen hoy en día. No faltan seguidores del emotivismo e intuicionismo en las Islas Británicas. También desde las filas postmodernas se denuncia un debilitamiento de la razón ilustrada y su proyecto emancipador (Vattimo, Lyotard,…), apostando por un “pensamiento débil” contrario al proyecto universalista kantiano. Pero por otra parte, sin embargo, el legado kantiano ha sido retomado por quienes pretenden fundamentar una neomodernidad (Apel, Habermas, Rawls,…) con una sólida base racional, pero no en un sentido instrumental o unidimensional de la razón, como se ha caracterizado en la Modernidad, sino en un sentido “comunicativo” –por decirlo con Habermas-, que permita un auténtico progreso emancipador de la humanidad a través del consenso originado mediante un diálogo racional.

También creo que debería resaltar para concluir esta valoración que el hombre es razón y pasión. No una u otra en exclusividad. Ambas constituyen nuestra naturaleza y no podemos desprendernos de ellas. Sin embargo, una ética que tenga una auténtica preocupación por la mejora de las condiciones de vida del género humano ha de tener un fuerte fundamento racional, aunque probablemente no en exclusividad, como pretendía Kant. Ni podemos ni debemos renunciar a nuestra naturaleza dual –razón y sentimientos-, pero el éxito de las relaciones interpersonales entre los seres humanos depende de hacer éstas más razonables, más racionalizadas, en su sentido más profundo.

lunes, 22 de febrero de 2010

REFLEXIONES CONTRA EL BURKA


Sí a la ley del burka - Bernard -Henri Lévy (El País, 21, febrero, 2010)

Se oye decir: "El burka es una prenda; un disfraz, a lo sumo; no vamos a legislar la indumentaria y los disfraces...". Error. El burka no es una prenda, es un mensaje. Y es un mensaje que habla del sometimiento, esclavitud, anulación y derrota de las mujeres.


Se oye decir: "Tal vez sea sometimiento, pero consentido; sáquense de la cabeza la idea de un burka impuesto a unas mujeres que no lo quieren por unos maridos malvados, unos padres abusivos o el cafre de turno". Sea. Salvo que la servidumbre voluntaria nunca ha sido un argumento; el esclavo -o esclava- feliz nunca ha justificado la infamia inherente, esencial, ontológica, de la esclavitud. De los estoicos a Eliseo Reclus, de Schoelcher a Lamartine, pasando por Tocqueville, cada uno de los antiesclavistas del mundo nos ha dado todos los argumentos posibles contra esa pequeña infamia suplementaria que consiste en convertir a las víctimas en artífices de su propia desgracia.
Se oye decir: "Libertad de culto y de conciencia; libertad de ejercicio y expresión, para todos y todas, de la fe de su elección. ¿A título de qué íbamos a permitirnos prohibir que un fiel honre a Dios de la forma que prescriben los textos sagrados?". Otro sofisma. Nunca se repetirá bastante. El burka no es una prescripción coránica.No hay ningún versículo ni ningún texto de la Sunna que obligue a las mujeres a vivir en esa prisión de tela y chatarra que es un velo integral. No hay ningún shoyoukh, ningún doctor de la religión que ignore que el rostro no es una "desnudez", no más que las manos. Y no hablo de aquellos que, como Hassan Chalghoumi, el valiente imán de Drancy, están diciendo a sus fieles, alto y claro, que llevar ese velo integral es claramente antiislámico.
Se oye decir: "¡Cuidado con mezclar las cosas! Cuidado, al focalizar la atención sobre el burka, con no alimentar una islamofobia que no espera otra cosa para desatarse y sería, a su vez, una forma disfrazada de racismo. Impedimos que ese racismo se infiltrara por la puerta grande del debate sobre la identidad nacional; ¿vamos a dejarlo volver por la ventana de la discusión sobre el burka?". Sofisma, una vez más. Pertinaz y absurdo sofisma. Pues una cosa no tiene nada que ver con la otra. La islamofobia, y esto tampoco se repetirá bastante, no es, evidentemente, un racismo. Personalmente, no soy islamófobo. Me importa lo bastante lo espiritual y el diálogo entre espiritualidades como para ser hostil a una religión u otra. Pero, en cambio, el poder criticarlas libremente, el derecho a burlarse de sus dogmas o creencias, el derecho a la incredulidad, a la blasfemia, a la apostasía, son derechos conquistados a un precio demasiado alto como para que dejemos que una secta, unos terroristas del pensamiento, los anulen o los debiliten. De lo que se trata aquí es de Voltaire, no del burka. Es de las luces de ayer y de hoy, y de su herencia, no menos sagrada que la de los tres monoteísmos. Un paso atrás, uno solo, en este frente, constituiría una señal para todos los oscurantismos, para todos los fanatismos, para todas las verdaderas ideologías del odio y la violencia.
Finalmente, también se oye decir: "Pero ¿de qué estamos hablando, al fin y al cabo? ¿Cuántos casos hay? ¿Cuántos burkas? ¿Hay que armar tanto alboroto por unos cuantos miles -por no decir centenares- de burkas censados en el conjunto del territorio francés? ¿Merece la pena echar mano de semejante arsenal de reglamentos, hacer una ley?". Es el argumento más frecuente. Y, para algunos, el más convincente. Pero, en realidad, es tan especioso como los anteriores. Pues una de dos: o se trata sólo de un juego, de un integumento, de un disfraz y, entonces, en efecto, lo que procede es la tolerancia; o se trata de una ofensa contra las mujeres, de un atentado contra su dignidad, de un cuestionamiento frontal de una regla republicana fundamental -también pagada a un alto precio-: la de la igualdad de sexos, y entonces estamos hablando de un principio, y cuando se trata de principios, las cifras están fuera de lugar. ¿Alguien concibe que se cuestionasen las leyes de 1881 so pretexto de que los atentados contra la libertad de prensa son infrecuentes? ¿Y qué diríamos de alguien que, tras observar una disminución de los ataques racistas o antisemitas contra las personas, pensara en aligerar, o incluso en abolir, la legislación vigente sobre la materia? Si realmente el burka es lo que digo, si es ese insulto contra las mujeres y contra su lucha secular por la igualdad; si, por añadidura, es una injuria contra esas mujeres que, en el preciso momento en que escribo, desfilan a rostro descubierto en Irán contra un régimen de asesinos que tiene en el burka uno de sus símbolos; en resumen, si este símbolo significa que la humanidad se divide entre aquellos que tienen un cuerpo glorioso y dotado de un no menos glorioso rostro y aquellas cuyo cuerpo y cuyo rostro son ultrajes vivientes, escándalos, impurezas que nadie debería ver y que habría que ocultar o neutralizar, entonces, aunque hubiera una única mujer en Francia que se presentase enjaulada en el hospital o en el ayuntamiento, habría que liberarla.
Por todas estas razones de principios estoy a favor de una ley que no deje lugar a dudas y declare antirrepublicano portar el burka en los espacios públicos.
Traducción: José Luis Sánchez-Silva