viernes, 25 de enero de 2013

LOS MECANISMOS DE DEFENSA, SEGÚN S. FREUD


  Los mecanismos de defensa son mecanismos inconscientes que se encargan de minimizar las consecuencias de un acontecimiento demasiado intenso, para que el individuo pueda seguir funcionando normalmente.
 ÒEl psiquismo humano cuenta con distintos mecanismos de defensa que entran en funcionamiento para mantener el equilibrio del organismo y garantizar su ajuste y adaptación al medio. Sin embargo, en ocasiones, la exageración de estos mecanismos da lugar a graves trastornos psicológicos.
ALGUNOS DE LOS MÁS IMPORTANTES SON:

Sublimación:
Ante la imposibilidad de satisfacer una necesidad instintiva directamente, el impulso se canaliza hacia una forma más aceptable. Una pulsión sexual se sublima hacia una finalidad no sexual, apuntando a objetos valorados socialmente, como la actividad artística, la investigación intelectual o el deporte. Por ejemplo, el deseo de alguien por la exhibición puede sublimarse mediante una carrera en el teatro.
Represión:
Es el mecanismo por el cual el inconsciente borra eventos y pensamientos que serían dolorosos si se mantuvieran en el nivel consciente. Por ejemplo, el olvido del cumpleaños de un familiar fallecido.
Proyección:
Alguien atribuye a otra persona impulsos, tendencias o deseos propios, pero no reconocidos,  percibiéndolos como propios del otro. (“Me odia”, cuando soy yo quien odia).
Negación:
Es el mecanismo por el cual el sujeto trata aspectos evidentes de la realidad como si no existieran. Bastante patológico.
Regresión:
Ante una situación que el sujeto no puede resolver, retrocede a una etapa evolutiva anterior, en la que no tenía que enfrentarse a esa situación conflictiva. Por ejemplo, el comportamiento de los niños cuando nace un hermano (chuparse el dedo, orinarse, etc.).
Formación-reactiva:     
Actúa de forma contraria a como lo haría instintivamente. Consiste en exagerar actitudes o rasgos del carácter opuestos a los que se pretende negar. (Ej.: la persona homófoba que pretende no manifestar su homosexualidad).
 Desplazamiento:
Consiste en desviar la energía que produce un afecto o una emoción de un objeto
considerado peligroso o inaceptable a otro que no lo es tanto. (Las frustraciones con el jefe se pagan con la pareja o hijos, por ejemplo).
Fantasía:
Consiste en realizar y lograr de forma imaginaria aquello que difícilmente se podría lograr en la realidad. Típico de adolescentes.
Racionalización:
Se sustituye una razón real que no es aceptable, por otra que resulte aceptable, para evitar
conflictos, ansiedad o sentimientos de culpa. (Mejor haber suspendido, así…).


1 comentario:

  1. Muy interesante, la verdad. Gracias por la información profesor.

    ResponderEliminar